lunes, 29 de noviembre de 2010

Hundir la flota



El dolor de una persona puede resultar inabarcable. Imaginaos el de cien mil.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada